Impresiones de mi primer viaje a Valencia

Cuando piensas en Valencia, es probable que te vengan a la mente la paella valenciana (que, por cierto, NO lleva mariscos), la ultra fotogénica Ciudad de las Artes y las Ciencias, la playa, las fallas y la horchata, por nombrar tan solo algunas cosas.

Tuve la oportunidad de visitar Valencia por primera vez para mi cumpleaños (31 de enero, #AquariusSeason) y pude comprobar que la ciudad tiene mucho más que ofrecer que lo que te cuentan en las guías de viaje.

En este artículo, te hablo de mis lugares favoritos de Valencia, las cosas que no puedes dejar de hacer ni de ver en una primera visita y te cuento un poco sobre mi experiencia en esta ciudad.

Qué hacer y qué ver en Valencia: Mi experiencia

Ningún viaje a Valencia está completo sin pisar la Ciutat de les Arts i Les Ciències, una obra maestra del arquitecto Santiago Calatrava.

La Ciudad de las Artes y las Ciencias es un icono valenciano que sabía que me encantaría desde antes de ir por las fotos que había visto en internet, pero ninguna imagen le hace justicia. Al tenerla tan cerca, te sentirás en medio de una película futurista, o de un episodio de Westworld, como uno de mis seguidores en Instagram me hizo saber.

La Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia - Uno de los mejores fondos que vas a encontrar para tus fotos
La Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia – Uno de los mejores fondos que vas a encontrar para tus fotos

Este complejo es sede de instituciones como el Palacio de las Artes Reina Sofía y del Oceanográfico y tan solo caminar junto a su estructura que se asemeja a la de un pez, te dejará sin aliento.

Otra de las atracciones más populares de Valencia es la Lonja de la Seda, una edificación de estilo gótico civil que es una gran muestra del poder que la ciudad llegó a tener en épocas medievales, cuando fue capital de la Corona de Aragón, como me lo explicó el cicerone (nunca mejor usado) Luis de www.xixerone.com.

Aunque el interior de la lonja, con sus columnas, techos altos y grandes ventanales, se puede parecer al de una iglesia, en realidad se usaba en la Edad Media para transacciones mercantiles, por lo que no encontrarás ningún símbolo religioso dentro de sus muros.

Lonja de la Seda, una de las principales atracciones de Valencia
Lonja de la Seda, una de las principales atracciones de Valencia

Justo en frente de la lonja se halla el Mercado Central de Valencia, con una llamativa fachada modernista y muchos puestos con productos frescos y comida a buenos costes (recomiendo las empanadillas y los bocadillos de jamón al 100%).

Mercat Central de València - Una joya del modernismo
Mercat Central de València – Una joya del modernismo

La catedral y su famosa torre (llamada «Miguelete») son otro de los atractivos turísticos que hay que ver en Valencia.

De igual manera, la Gran Vía de Valencia (que se parece mucho a la de Madrid, pero con palmeras), el impactante edificio del ayuntamiento y su plaza son una parada obligatoria si, al igual que a mí, te inspira la arquitectura de las grandes ciudades.

Gran Vía de Valencia
Gran Vía de Valencia
Qué ver en Valencia - Ayuntamiento y Plaza del Ayuntamiento
Qué ver en Valencia – Ayuntamiento y Plaza del Ayuntamiento

Entre las cosas que me sorprendieron de Valencia está su movimiento cultural que, si bien no se compara con el de Madrid, cuenta con sitios como el CCCC o Centre del Carme Cultura Contemporània, un antiguo convento convertido en espacio cultural donde se presentan artistas,  se dictan cursos, se hacen exposiciones y se llevan a cabo eventos.

Mi viaje coincidió con la tercera edición del SONORAS, un festival de música electrónica y experimental del CCCC, y puedo decir con toda seguridad que bailar (y beber) en uno de los jardines de un viejo convento es una experiencia que te cambia la vida.

Festival SONORAS en el CCCC de Valencia

Otro lugar que merece una visita es el Institut Valencià D’Art Modern (IVAM), con exposiciones temporales de arte contemporáneo que abordan temáticas muy distintas a través de la pintura, los audiovisuales y la fotografía.

Durante mi recorrido por el IVAM, vi exposiciones sobre la guerra y los juguetes bélicos, el género y el Pop Art, por ejemplo.

Este tranquilo museo es un buen plan si te excediste con el agua de Valencia (champagne + ginebra + vodka + jugo de naranja) y combates la resaca, algo que le pasó a una amiga.

Noemi Argüelles como modelo de vida
Noemi Argüelles como modelo de vida

Pero, además, Valencia tiene algunos de los murales más impresionantes que he visto en España. Caminando a través de barrios como el Carmen, podrás ver streetart de todos los estilos, colores y tamaños.

Graffiti estilo comic, mandalas, coches retro y dibujos hiperrealistas de señoras dentro de paellas… sí, Valencia lo tiene todo en lo que a arte urbano se refiere y tu feed de Instagram te lo agradecerá.

Uno de mis murales favoritos de Valencia

Por si fuera poco, Valencia cuenta con metro y buses que conectan la mayoría de sus barrios, pero también fácil recorrerla a pie o en bici, ya que, además de ser muy plana, tiene callejuelas que invitan a perderse, a ir a tu ritmo, viendo cada detalle de esta hermosa ciudad.

Si eres amante de la naturaleza, puedes darte un paseo por los Jardins del Túria, un río que fue convertido en un parque público inmenso con zonas para picnic, fuentes, juegos para niños y  terrazas donde te puedes beber una cerveza y tapear.

Qué ver en Valencia - Jardins del Túria
Qué ver en Valencia – Jardins del Túria

Eso sí, si tu intención es caminar, procura no visitarla en verano, cuando el calor sofocante y la humedad se apoderan de esta urbe y hasta la ruta más corta por su Ciutat Vella o Ciudad Vieja se vuelve todo un desafío a tu resistencia física.

¿Qué te parece este artículo? ¿Te gustaría que escriba sobre otras ciudades? No dejes de comentar.

Dejar un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.